La mayoría de los problemas con el alquiler suelen estar motivados por no haber hecho una buena selección de inquilino. Desde Rentger os aportamos varios tips sobre como realizar la selección de tus futuros inquilinos.

A la hora de elegir un buen inquinlino, cada propietario tiene sus propios criterios, aunque todos buscan en el alquiler una forma de rentabilizar su vivienda.

Un buen inquilino debe ser transparente, es una persona que no tiene nada que esconder, que se muestra transparente y que es facilitador de las gestiones que conlleva el proceso de alquiler. Además, muestra un afán negociador y conciliador ante cualquier discrepancia y es un ser empático que se hace entender y ser entendido a la hora de formalizar el contrato. Una persona que se compromete, personal y legalmente, a hacer frente a sus atribuciones y responsabilidades en gran medida. Con un inquilino que cuente con este perfil, la buena relación entre éste y el propietario está asegurada.

El mejor remedio para evitar los quebraderos de cabeza que supone dar con un inquilino moroso es la prevención. Cuidar la selección del inquilino puede ser uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el proceso de alquilar con seguridad una vivienda.

Para conocer la solvencia de un arrendatario podemos solicitar su nómina y contrato de trabajo, con el fin de comprobar su capacidad de pago y estabilidad laboral. Además, existen diferentes registros de morosos, como FIM, donde poder consultar y en los que averiguar si el potencial inquilino ha tenido ya incidencias de pago con anterioridad y, en tal caso, estar prevenido para poder pedir otro tipo de garantías o incluso llegar a rechazar al inquilino. Este punto puede ser mucho más fácil si se gestiona el alquiler a través de Rentger ya que proporciona todas estas herramientas integradas.

Solvencia de inquilino

Si quieres alquilar una vivienda es importante que el propietario del piso tenga constancia de tu solvencia y tu situación económica. Hoy en día, en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, una propiedad recibe muchas solicitudes ya que hay muchas personas interesadas en alquilar en lugar de comprar.

Por ello el poder demostrar la solvencia de un inquilino es ayuda a su verificación. En los últimos años el sector inmobiliario se ha visto muy perjudicado y lo que menos quiere un propietario es quedarse sin poder cobrar la mensualidad de alquiler.

Claúsulas del contrato de alquiler

Para la selección de un buen inquilino recomendamos la inclusión de diversas cláusulas que llevan a mejorar la seguridad de todas las partes

Someter el contrato al arbitraje

Se trata de una vía de resolución de conflictos alternativa a la vía judicial y regulada por la ley. Consiste en que tanto el inquilino como el arrendador firman un anexo al contrato en el que, en caso de conflicto, acuerdan someterse a la decisión que tome un árbitro imparcial con el fin de solucionarlo.

De este modo, en caso de impago de la renta, un árbitro mediará en el conflicto, sin necesidad de recurrir a la vía judicial ni contratar abogado y procurador, para tratar de encontrar una solución.

El punto negativo es que, en caso de que una vez conocida la decisión arbitral, y a pesar de que tanto como inquilino como propietario han firmado de antemano aceptar la decisión, si una de las dos partes no la acata, la otra parte tendrá que iniciar un procedimiento de ejecución del laudo ante la justicia ordinaria.

Inscripción de fichero de inquilinos morosos

En el inicio del contrato, el encontrar un inquilino adecuado es la parte fundamental, por ello contar con servicios que nos indiquen la calidad del inquilino y la inclusión de cláusulas de inclusión en ficheros de morosos suelen ahuyentar a inquilinos problemáticos. Además soluciones como seguros de impago, fianzas y avales nos pueden ayudar aunque no son soluciones definitivas.

CLAÚSULA DE SEGURIDAD FIM

Se le informa al arrendatario que, en caso de incumplimiento por su parte de la obligación de pago respecto de las rentas o cantidades asimiladas detalladas en el presente contrato, el arrendador, previo requerimiento de pago mediante documento fehaciente, transcurrido el plazo de 48 horas desde la notificación efectuada sin que dicho requerimiento hubiere sido atendido, se reserva el derecho a inscribir los datos de carácter personal del arrendatario, con explícito y exacto detalle de la deuda impagada, en ficheros sobre solvencia patrimonial y crédito debidamente autorizados que tengan su establecimiento en España, en concreto los ficheros titularidad de Fichero de Inquilinos Morosos S.L.U (FIM), para lo cual el arrendatario manifiesta expresamente su autorización y conformidad en el sentido expresado.

La persona o personas que sean dadas de alta en el Fichero de Inquilinos Morosos S.L.U (FIM) podrán ejercitar conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal y su normativa de desarrollo los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición reconocidos en dicha normativa mediante comunicación dirigida a: Fichero de Inquilinos Morosos Ibérica S.L.U., Calle del Pilar de Zaragoza, 108, ( 28028) o en la dirección de correo electrónico: arco@fimiberica.com indicando en el asunto “LOPD”.

Mediante la inclusión de esta cláusula facilitamos la inclusión de un inquilino moroso en el fichero de inquilinos morosos.

Documentos

Existen varios documentos que es bueno tenerlos disponibles en todo momento para hacer la selección de los inquilinos (algunos puntos los explicamos anteriormente).

Identificación

El tener un documento o documentos identificativos del futuro inquilino que lo acredite tales como el DNI, pasaporte, permiso de residencia o de estudiante.

Nivel de ingresos

El nivel de ingresos se ve cuando se solicita una nómina o en las declaraciones de IRPF en caso de autónomos.

La estabilidad laboral es importante, ya que no es lo mismo arrendar a quien lleva muchos años cotizando a alguien que acaba de ser contratado.

En resumen, tendremos que solicitar una información financiera que acredite que son personas solventes y puedan afrontar el pago de la renta de manera regular. Es conveniente cotejar dicha información a empresas especializadas y, poder así comprobar que los datos facilitados son correctos. Si las personas interesadas en el alquiler del inmueble no tienen problemas con la información requerida, es cierto que no tendrán problemas en facilitarla.

Aval

En algunos casos, es posible que dentro de los requisitos indispensables para alquilar piso se incluya la necesidad de contar con un aval. Esta es una figura bancaria que puede pedir el propietario para asegurarse que, si el alquilado no se hace cargo de sus cuotas, hay alguien detrás que sí que responderá por él.

Desde Renter los inquilinos pueden solicitar un aval pignorado que es más barato que otros tipos de aval como explicamos en el blog.

Fichero de inquilino de morosos

Este es el único registro de inquilinos morosos que existe en España. Además, permite conocer si un candidato a ser inquilino de su vivienda ha cometido impagos por otro alquiler. FIM emite un documento acreditativo de estar o no inscrito en el fichero. Dicho documento se puede pedir a través de Rentger.

Rating de impago

Desde Rentger, además de revisar si el candidato a un alquiler tiene antecedentes de morosidad, pueden catalogar la probabilidad de impago de aquellos que no tienen. Para ello se hace una clasificación de los usuarios con lo que el propietario puede valorar si exigir garantías extra.

Conclusiones

La mejor forma de hacer una selección previa de los inquilinos es usando el screening de inquilinos de Rentger para así hacer una selección previa de los inquilinos y tener toda la documentación disponible a un click.

Regístrate ahora

Autor Rentger
2018 5 de July