Además de hacer limpieza y embalar tus pertenencias en cajas, durante una mudanza tienes que hacerte cargo de más cosas, entre ellas la gestión de todo el papeleo administrativo asociado a la vivienda. La mayoría de personas se olvidan de estas gestiones o las dejan para última hora cuando en realidad deberían planearse de antemano. Por ello, te vamos a dar unos consejos a seguir para administrar todos tus contratos durante una mudanza.

  1. Modifica la dirección de tus documentos

Al mudarte de casa, deberás cambiar la residencia de todos los documentos oficiales para evitar futuros problemas y hacer las gestiones necesarias mucho más sencillas, sin tener que dar explicaciones. Lo primero que necesitarás modificar, en caso de cambiar de localidad, es el certificado de empadronamiento que viene regulado por la Disposición 3109 del BOE donde podrás consultar cualquier duda con respecto al trámite. Además de este documento, deberás modificar la dirección en los siguientes:

Documento de Identidad: puedes solicitar cita previa por Internet para cambiar la dirección de tu DNI.

Carnet de conducir: notifica a la DGT del cambio para que te envíen cualquier notificación a la dirección correcta.

Otros: Hacienda, Seguridad Social, banco y cualquier suscripción que llegue a tu correo.

  1. Administra los contratos de tu actual piso

En el caso de los contratos de Internet o ADSL, deberás darlos de baja antes de mudarte a la nueva vivienda. Ponte en contacto con la compañía con la que tengas contratado el servicio y solicita la baja de tu contrato con días de antelación para que no haya ningún problema. Una vez solicitada la baja, te indicarán el día en el que te quedarás sin suministro y deberás devolver los equipos proporcionados por la empresa.

Los contratos de los suministros energéticos funcionan de otra manera. Puedes decidir darlos de baja o dejarlos dados de alta en caso de que la vivienda vaya a ser inmediatamente ocupada. Si la baja no es estrictamente necesaria, es mejor dejar los suministros dados de alta para que así los siguientes inquilinos no tengan que pagar por los costes del alta de nuevo. Por ello, únicamente es aconsejable darlos de baja cuando sepas que la vivienda no va a ser ocupada durante un largo periodo de tiempo. La gestión de la baja de los suministros energéticos se realiza también a través de una llamada telefónica a la comercializadora y no tiene costes asociados. Para más información acerca del trámite y los documentos que tienes que presentar, haz clic aquí.

  1. Prepara el nuevo piso

Antes de mudarte a la nueva casa, es importante que gestiones tus contratos de luz, agua, gas natural, Internet y teléfono fijo, entre otros. En el caso de los suministros energéticos, puedes encontrarte ante dos situaciones cuando compres o alquiles una nueva vivienda:

Suministros dados de baja: cuando los suministros de luz y gas natural estén dados de baja, deberás solicitar el alta de los servicios abonando el importe correspondiente por los derechos del alta.

Suministros dados de alta: si la vivienda cuenta con servicio de luz y gas natural, deberás solicitar un cambio de titularidad para modificar el nombre de los contratos y ponerte a ti como responsable de los suministros. El trámite puede realizarse llamando por teléfono a la comercializadora con la que se tenga el contrato aunque cada vez son más las compañías que permiten realizar esta gestión por Internet como Naturgy (ex- Gas Natural Fenosa). Si quieres saber cómo solicitar el cambio de titular con la comercializadora por Internet, consulta este enlace.

Gestionar tus contratos durante la mudanza es sencillo siempre que lleves una planificación y lo hagas con anterioridad para así evitar problemas una vez llegues a tu nuevo hogar. Toda la gestión documental de los contratos, así como tener los accesos online para los diferentes contratos y propiedades lo puedes llevar a cabo dentro de Rentger.

Autor Rentger
2018 13 de September