Cómo reclamar daños en tu vivienda a tu seguro

Reclamar daños al seguro de hogar: ¿cómo hacerlo?

Lo cierto es que a menudo decidimos pagar el seguro de hogar para estar cubiertos por si ocurre cualquier imprevisto, dado que pueden ser pequeños arreglos puntuales o imprevistos de carácter importante y urgente, como puede ser un incendio o una inundación en nuestra vivienda.

Además, recordemos que no afecta únicamente a la propia vivienda, sino que también puede afectar a terceros. Por ejemplo, si por error dejas un grifo abierto y el vecino de abajo sufre de humedades y otros problemas, esto todo quedaría cubierto por el correspondiente seguro de hogar.

Pero, ¿cómo proceder?

Informa a tu compañía de seguros

Lo habitual, si tienes contratado un seguro de hogar, es que tengas un número de teléfono al que llamar en el caso de que ocurra algo en tu domicilio. Digamos, un número de teléfono de emergencias al que poder llamar para hablar con una persona en carne y hueso e informar de lo sucedido.

En el caso de que prefieras hacerlo por otras vías, hoy en día es frecuente que tengan un servicio de email, de chat en la propia página o incluso a través de las redes sociales.

La clave está en conseguir ponerte en contacto con el Departamento de Atención al cliente, para así poder informar de lo sucedido.

Es ahí donde puedes dar un parte de lo sucedido en tu vivienda, para que la compañía de seguros pueda actuar en consecuencia.

¿Cuántos días hay para dar el parte?

Nada más se produce un accidente en casa, hay que comunicar la incidencia a la compañía de seguros cuanto antes.

Si la incidencia no es demasiado grave, debemos esperar a que la aseguradora envíe a un especialista en función de lo que necesitemos. En el caso de que sea algo muy grave y no pueda esperar, puedes llamar a un profesional con carácter urgente y quedará cubierto en el caso de evitar un problema que pueda ocasionar desperfectos mayores.

El plazo que existe para comunicar un problema y dar parte al seguro de hogar es de 7 días a empezar a contar desde que se produce el siniestro. Para ello, tras contactar deberemos indicar los datos personales, los datos de la póliza, cuando ha ocurrido el siniestro, dónde, las causas y los daños.

También habrá que detallar si se han producido daños a terceros. Lo mismo si comunicamos al seguro los daños ocasionados por un tercero, dado que nos pedirán los datos de su compañía de seguros y de su póliza.

En el caso de notificar un robo en la vivienda, antes habrá que presentar una denuncia a la Policía, que luego se convertirá en un documento necesario para tramitar la indemnización correspondiente con la compañía de seguros.

A partir de comunicar lo sucedido, lo habitual es que la compañía de seguro de hogar envíe a un especialista o perito a valorar los daños y certificar su veracidad.

¿Qué plazo tiene por ley la compañía de seguros para informar de la cuantía de los daños?

El plazo para comunicar el parte de los daños producidos y su cuantía es de 5 días, a empezar a contar desde que el usuario comunicó el siniestro.

Pero ese plazo es únicamente para informar, dado que para proceder al pago de la indemnización mínima prevista en función de la cobertura contratada, disponen de 40 días.

Si a partir de las investigaciones se lleva a cabo otra evaluación que diera lugar a indemnizaciones superiores, también deberá proceder a su pago.

¿Y si considera que los daños no están cubiertos? En ese caso, la compañía tendrá que decírselo al asegurado en cuestión de 7 días y por escrito, indicando también el motivo por el que rechazan el siniestro y el informe pericial realizado.

A partir de ahí, el asegurado tendrá 8 días, desde la comunicación, para contratar a un segundo perito y ver su opinión. No obstante, salvo en casos muy extraños y de muchas dudas, no suele haber problema y se resuelve antes.

¿Qué hacer si la compañía no nos da una respuesta?

En ese caso, debes tratar de ponerte en contacto con ellos (o con el Defensor del Asegurado nombrado por cada Compañía) y presentar la reclamación. Esta reclamación debe enviarse a través de un medio mediante el cual quede constancia de su remisión (burofax o carta certificada).

Otra opción pasa por ir físicamente a una oficina con el escrito original (quédate con la copia).

A partir de ahí, con la reclamación iniciada, solo queda esperar.

¿Te ha quedado alguna duda?

Otros artículos interesantes: