Problemas de vecinos con mi inquilino, ¿cómo me defiendo?

Uno de los problemas a los que se enfrentan los propietarios, es el de una mala relación entre el inquilino y los vecinos. Es algo que puede pasar, sobre todo, cuando el inquilino no ejerce un comportamiento cívico. ¿Qué hacer en esos casos?


Qué hacer si mi inquilino tiene problemas con los vecinos 


Si bien es cierto que hay comunidades de vecinos que son un tanto complejas y no toleran a cualquier inquilino, sobre todo cuando llevan “toda la vida” viviendo de la misma manera y llega una persona nueva al edificio y lo descoloca todo.


Realmente, si el inquilino se comporta correctamente, no tiene porqué pasar nada. Si bien es cierto que puede sentirse incómodo y abandonar el piso, puesto que está en su derecho. Pero, ¿qué ocurre si se comporta mal?


Puede que el inquilino ponga la música muy alta o muestre un tipo de actitud agresiva hacia los vecinos o incluso hacia la persona con la que convive. Digamos que, son situaciones que se pueden producir y que son complejas. ¿Qué hacer en estos casos? 


Tratar de lidiar por la vía amistosa


El propietario puede creer que este tipo de problema no le incumbe, pero sí está involucrado. De hecho, los vecinos pueden exigirle cuentas al propietario, que tendrá la obligación de mediar y finalizar la situación.


Lo ideal es tratar de arreglar las cosas por la vía amistosa. Es decir, si los vecinos le manifiestan al propietario que el inquilino hace ruidos a altas horas de la madrugada o que pone música muy alto (entre otro tipo de problemas), el propietario debe comunicárselo al inquilino.


Pero no basta con decírselo, sino que debe recordarle las normas. Es decir, debe alertarle, por ejemplo, de que no puede seguir poniendo música alta en su vivienda, porque no está permitido.


¿Qué marco normativo existe?


También es importante conocer qué dice la ley al respecto. Lo cierto, es que tenemos tres normativas:


  • Normas de la comunidad vecinos: están fijadas en la Ley de Propiedad Horizontal señalan que los vecinos deben respetarlas, sean propietarios o arrendatarios. 
  • LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos): en el artículo 27.2 se fija que realizar actividades molestas por parte del inquilino es motivo para poder finalizar el contrato de alquiler. 
  • Ley de Propiedad Horizontal: se indica en el artículo 7.2, conforme a que el ocupante del piso o propietario no podrá desarrollar actividades prohibidas en los estativos, que resulten dañinas para la finca o que resulten molestas peligrosas, ilícitas, insalubres, nocivas…


El propietario puede echar al inquilino


En el momento en el que el inquilino realiza actividades que molestan a la comunidad de vecinos, tal y como establece el artículo 27.2 de la LAU, el propietario está en su derecho de dar por finalizado el contrato de alquiler


Es decir, está en su derecho de poder echar al inquilino y alquilar de nuevo la vivienda.


¿Qué le puede pasar al propietario si no hace nada al respecto?


El propietario no puede ni debe quedarse de brazos cruzados. De hecho, de hacerlo lo único que consigue es alargar el problema.


Si la comunidad de vecinos toma la ley de su mano, le puede exigir al propietario que solucione el problema con el inquilino. Es más, podrían llegar más lejos y demandar al propietario por las actividades delictivas de su inquilino


Es decir, un problema causado por el inquilino podría pasar a ser directamente del propietario en primera persona, por no haberlo solucionado. Por todo esto es por lo que es tan importante que el propietario conozca el marco normativo y actúe cuanto antes.


¿Se debe realizar alguna actuación previa para que no suceda?


Si un inquilino es conflictivo, lamentablemente lo seguirá siendo. Sin embargo, sí puede ser de gran ayuda alertar de este tipo de normas antes de realizar el contrato de alquiler y entregar las llaves. Es decir, se debe informar al inquilino de las normas de convivencia que debe llevar a cabo.


Si bien es cierto que a menudo no se mencionan porque forman parte del sentido común, pero nos puede ayudar a evitar este tipo de problemas a posteriori. 


> Lleva un mejor control con Rentger y despreocúpate de todo


La base de datos de inquilinos morosos puede darte una pista acerca de los inquilinos potenciales que pueden darte problemas. De hecho, son aspectos que pueden estar relacionados. Por lo que es importante consultarlo y tratar de estar al tanto de lo que dice la ley, para lidiar con estos problemas lo antes posible.


Asimismo, te recomendamos anotar todo en Rentger, nuestro software de gestión de alquileres, para que ganes en tranquilidad.


Somos conscientes de que algo así no tiene porqué pasar. Pero si ocurre, es importante estar al día de toda esta información para que la responsabilidad no caiga directamente sobre el propietario, porque se puede solucionar. 


¿Te ha quedado alguna duda? Pregúntanos.

Otros artículos interesantes: